Muy nublado 4.2 °C

La evolución de la ciudad

Los orígenes 
La actual ciudad de Ushuaia se ubica en la costa de una amplia bahía en la margen norte del Canal  Beagle. Su nombre, de origen yamana, hace referencia a esta ubicación: puerto interior hacia el poniente o  bahía que penetra al poniente. Este sector de la costa del Canal Beagle era un punto de concentración de los canoeros yamana y fue el lugar elegido por el misionero anglicano Waite Stirling para establecer su Misión en 1869. Al frente de la Superintendencia de la Misión se sucedieron varios misioneros, de ellos es especialmente recordado el Rvdo. Tomás Bridges, tanto por su destacada labor como por sus trabajos de traducción a la lengua yamana.
En 1884 llegó el Comodoro Augusto Lasserre, al frente de la División Expedicionaria al Atlántico Sur con el mandato del Gobierno Nacional Argentino de instalar la Subprefectura de Ushuaia, hecho que quedó materializado en el izamiento del pabellón nacional el día 12 de octubre.  Al año siguiente, en 1885, por sugerencia del  Gobernador Félix M. Paz, Ushuaia fue designada capital de Tierra del Fuego. En ese momento, cuando sólo cuatro casas formaban la Subprefectura,  se inició la edificación de la Casa de Gobierno, construcción de madera que el mismo gobernador trajo desarmada desde Buenos Aires.

antigua subprefectura

En 1886 Tomás Bridges renunció a la Superintendencia de la Misión y se trasladó a tierras cedidas por el presidente Roca, iniciando la construcción de la Estancia Harberton en 1887. La Misión Anglicana de Ushuaia se ubicó sucesivamente en distintas islas del canal hasta que cerró definitivamente en 1907.
Durante la gestión del Gobernador Godoy se instaló en Ushuaia el Aserradero de la Gobernación, hecho que facilitó la obtención de madera para la construcción de edificios fundamentales para el desarrollo de la ciudad como la jefatura de policía, viviendas para los empleados y sus familias, la escuela, la iglesia y la residencia del Gobernador. 

En 1894 el agrimensor Jorge Butza estableció el trazado urbano de la ciudad. Tomando como base las pocas construcciones existentes,  diseñó un damero de unas 42 ha, donde según los datos del censo de 1895 se localizaban unas 52 casas. Lentamente, Ushuaia empezó a tomar forma: comenzaron a funcionar la Escuela Nacional Mixta, el Juzgado de Paz, la estafeta postal, el comercio de la familia Fique.
En 1895 se promulgó la Ley 3335 que establecía que las condenas impuestas a los reincidentes debían cumplirse en los territorios del sur. Poco tiempo después un decreto designó a Ushuaia como lugar de aplicación de esta norma. Así, un año después, se instaló en la ciudad la Penitenciaría, que comenzó a funcionar en un pabellón cedido por la Gobernación.

La instalación del presidio
La construcción y el funcionamiento del presidio de Ushuaia constituyeron un hito en el desarrollo de la ciudad. Durante todo el tiempo de su permanencia, ocupó un lugar importante en la vida cotidiana de sus habitantes. En 1900, el Ingeniero Catello Muratgia fue designado director del presidio y se hizo cargo del diseño y la construcción del edificio.

 

Las obras se iniciaron en 1903 y finalizaron en forma parcial  ocho años más tarde. Por primera vez en Ushuaia se utilizó mampostería, técnica que se aplicó también a otros dos edificios de la ciudad: la casa de la familia Llorente, hoy ocupada por el municipio y la de Fernández Valdez, luego Banco Nación y hoy Museo del Fin del Mundo.
El edificio del presidio está compuesto por cinco alas radiales de dos plantas ocupadas principalmente por celdas, que convergen en una rotonda. Incluía también otros sectores destinados a servicios, algunos en construcciones separadas, donde funcionaban las oficinas, talleres, carpintería, imprenta, sastrería, fundición, cuadra, panadería.

 

Los penados en su mayoría se ocupaban de la extracción de madera en los bosques cercanos. Para trasladar materiales  desde el monte se construyó un xilocarril, reemplazado luego por un tren de sistema Decauville que corría por una vía junto a la costa en la actual calle Maipú.

El funcionamiento del presidio demandó también una considerable cantidad de empleados, muchos de ellos llegaron a radicarse con sus familias. En ese tiempo la ciudad fue creciendo y desarrollándose a medida que aumentaba el número de pobladores, se creó el primer cuerpo de bomberos, se introdujo el telégrafo y la iluminación eléctrica conectada a la usina del presidio. En 1906, la Comisión Femenina gestionó la construcción de un hospital.
Un poco después se produjo una importante inmigración de croatas, y, luego, en 1913, un numeroso grupo de españoles llegó para la instalar una fábrica de conservas de sardinas que no prosperó.
Años más tarde se inició el arribo de los primeros buques de turismo, el Cap Polonio, en 1922, otros barcos de la empresa turística Delfino y el célebre Monte Cervantes que encalló en los islotes de la bahía en 1930.
Entre 1931 y 1934 fueron enviados al Presidio de Ushuaia varios contingentes de confinados políticos, entre los que se encontraba,  el reconocido poeta, dramaturgo, orador, político e historiador Ricardo Rojas.

 

A finales de los años 30, la ciudad se extendía por 75 ha.En ella funcionaban ya  el Banco Nación, la Biblioteca Popular y la Asistencia pública. Para  mejorar las comunicaciones, a las líneas telegráficas se sumó el correo aéreo. En 1928 llegó el primer avión, el "Cóndor de Plata" piloteado por Gunther Plüschow y en 1931, Luro Cambaceres realizó el primer vuelo comercial.

La presencia de la armada

El 13 de agosto de 1943, el presidente Pedro P. Ramírez dictó el decreto 5626, por el cual se creó la Gobernación Marítima de Tierra del Fuego.  En 1947 se determinó el cierre del Presidio y sus instalaciones pasaron a manos de la Armada Argentina. Al año siguiente se estableció la Base Aeronaval y luego, en 1949, el Hospital Naval. La instalación de la Marina demandó la construcción de hangares, cuarteles, barrios para residencia de oficiales y suboficiales, utilizando principalmente tierras de la península de Ushuaia.

 

La década del 40 se caracterizó también por una activación de la industria. Hacia 1944 comenzaron a funcionar un aserradero portátil y una fábrica de conservas de pescado, a las que luego se sumaron  otros aserraderos, plantas de madera y envasadoras de mariscos. En 1948 se concretó una importante inmigración de italianos organizada por la empresa Borsari.  Para alojar a los operarios, a los técnicos y sus familias se construyeron 141 casas económicas, en el que luego sería el Barrio Solier.

Paulatinamente la ciudad se extendió con la creación de nuevos barrios, e incorporó los servicios de la vida moderna, sin perder, sin embargo, su característico aspecto. Al comenzar la década del 60, Ushuaia tenía 3453 habitantes. En 1961 se inauguró LRA Radio Nacional Ushuaia, en 1966 se construyó el Hotel Albatros, incendiado totalmente en 1982 y posteriormente reconstruido. El Canal de Televisión fue inaugurado en 1967 y el Centro Polideportivo en 1971. En 1972 se habilitaron los primeros conjuntos habitacionales multifamiliares ubicados en la intersección de las calles Gobernador Deloqui y Gobernador Godoy.


La promoción industrial
La política de promoción iniciada con la apertura de una "Zona Franca" en 1956 y consagrada en 1972 con la Ley Nacional 19.640, promovió la radicación de industrias. Su aplicación provocó profundos cambios económicos y sociales que  transformaron drásticamente la ciudad, que hacia 1970 apenas contaba con 5677 habitantes. La demanda de mano de obra motivó, ya sobre la década del 80 un proceso migratorio de gran envergadura. En apenas 15 años la población se triplicó, generando así una enorme demanda de terrenos, viviendas, infraestructura de servicios y equipamiento que desbordó toda planificación.

En 1976 se inauguró la nueva Casa de gobierno y en 1978 el nuevo edificio del Banco Nación,  cuya antigua sede pasó a ser Museo territorial a partir de 1979. Se construyeron nuevos barrios y escuelas, y en 1982 se inauguró el edificio del Banco del Territorio.
Con altibajos, la inmigración se mantuvo casi constante, aunque la actividad fabril decreció en distintas oportunidades en conexión con las crisis económicas que afrontó el país.

La provincialización de Tierra del Fuego, impuso en la década del 90, la organización de los tres poderes e hizo crecer la estructura administrativa. La demanda de terrenos para la construcción de barrios, edificios para escuelas de distintos niveles, oficinas públicas fue agotando las tierras fiscales disponibles.

Más recientemente el auge del turismo promovió la construcción de nuevos servicios turísticos, hoteles, comercios. La ampliación del puerto hizo crecer el movimiento marítimo, tanto de transporte de contenedores como de cruceros antárticos. Un nuevo trazado para la avenida Maipú transformó el paisaje costanero.

En los últimos años la construcción de barrios se amplió hacia loteos de tierras privadas que aún resultan insuficientes así como la instalación de servicios que es constantemente superada por las crecientes necesidades habitacionales. Se agudizó el problema de la demanda de tierras y de los asentamientos irregulares a la par que se manifiesta un incremento muy importante de la construcción de edificios de departamentos en áreas céntricas.Durante todo este período, la ciudad se transformó vertiginosamente, en ocasiones a expensas del típico estilo local, el respeto por la naturaleza y la calidad de vida de sus habitantes.


 

Para leer más...

Proponemos algunos enlaces interesantes:
Evolución del espacio urbano 
Ushuaia de ayer
También se puede consultar la bibliografía utilizada en el desarrollo de este sitio.